This head I hold.

Tú me veías cuando yo era ciega. Cuando no era capaz de encontrarme las manos ni el corazón. Cuando las palabras eran doble clic y tú cogías el tren que viajaba en dirección contraria. Cuando nadie sabía nada porque hubo una epidemia de amnesia en todo el planeta, que no era más que un edificio principal y dos más pequeños a los lados. Cuando el mundo solo tenía catorce árboles y una estatua con problemas de jaqueca. Cuando la gente hablaba en un idioma extraño que acababan de inventar y llegó una familia de dodos a instalarse en mi cama.

Tú me veías cuando yo era ciega y sorda. Y yo también te veía, pero no dije nada.

Anuncios

Beast

He suspirado tanto en tu espalda que tuve que abrir la ventana para rellenar los pulmones.

No te preocupes, el aire no deja marcas visibles.

Nadie sabrá que estuviste aquí.

Fuego.

He quemado todo con gasolina y cerillas.

Tu romero, tu lluvia, tu flor de jara

y sigue habiendo poesía.

Y no huele a tomillo

sino a quemado y a muerte.

Sigo escribiendo.

Los poetas no arden.

CV

Rubia teñida y desteñida.

Asesina a tiempo parcial. 

Falta de memoria a corto, medio y largo plazo.

Reina absoluta del drama.

Encantadora de pulgas y encantadora sin más.

Bebedora profesional de cerveza y de historias.

Miope del ojo izquierdo.

Jefa vikinga.

Sin equilibrio físico o mental.

Carnet A de bicicleta.

 

 

 

Time is running out.

Se acaba. Lo noto en los huesos

y en los infiernos, cada vez más cerca, más cerca

y más abrasadores.

Me estoy quemando y parece no importarme.

Doy vueltas encerrada en la jaula que me has construido.

Todas las luces que parpadeaban

ahora se quedan estáticas y rojas.

El aire se condensa y se acaba.

Lo sé. Siempre se acaba.

Lo dice Robe, el caos siempre tiene una dulce introducción.

Why what?

Y, ¿por qué no?

Jamás me hubiera parado a pensarlo. Pero si ese hombre me canta al oído todo el mundo se paraliza y los árboles vuelven a cantar y otra vez es verano y estoy sola y no hay nada más que música. Solo música. Todo es música. Y mis ojos se agrandan hasta colonizar toda mi cara y puedo ver el universo y es tango. Y sabes tan bien como yo que mi casa se llena de agua, de humo y de ruido. 

Y si de repente todo es música, ¿por qué no?