MP.

Me gusta pensar que cuando escucho música con auriculares toda mi cabeza se vacía y se llena de sonido. Pequeñas notitas rebotando por las paredes de mi cráneo, y así, por un momento, yo también soy música.