Escaleras

Marisa subió las escaleras
como siempre, de dos en dos,
pisando muy fuerte el escalón roto
en un ritual mágico y secreto
para que no le salieran canas.
Pero ese día se dio cuenta
al llegar a su puerta roja
de que su pelo estaba gris
y sus escalones eran impares.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s