Escaleras

Marisa subió las escaleras
como siempre, de dos en dos,
pisando muy fuerte el escalón roto
en un ritual mágico y secreto
para que no le salieran canas.
Pero ese día se dio cuenta
al llegar a su puerta roja
de que su pelo estaba gris
y sus escalones eran impares.
Anuncios