Bathroom

Cuando entró por primera vez
en la que sería su nueva casa
crujió los dedos, cerró los ojos
y respiró.
Recordó el bote de champú
que había dejado a propósito
en una esquinita de la bañera.
Así él siempre tendría la tentación
de volver a olerla por las mañanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s