2011

El año pasado empecé llorando. Mi ansiedad no me había dejado tranquila y no quiso darme una tregua.

Este año lo he empezado con la boca llena de uvas como un hámster y riéndome.


Yo a eso lo llamo progreso.



Vas a estar bien, 2011…